lunes, 28 de septiembre de 2009

Los Genios y Los Tercos

Espero que hayan aprendido algo en el breviario cultural de la semana pasada y estén con muchas energías para filosofar sobre un nuevo tema.

Hace unas semanas, hablando con un colega, me comentó que el separaba a los ilustradores en los "Genios" y los "Tercos". Los genios siendo aquellos que tenían un talento innato para esto de la ilustración y los tercos que eran aquellos que tenían que trabajar por desarrollar sus habilidades.

Al igual que muchos de ustedes, leí a Kant en la prepa y crecí pensando que "Es imposible aprender o enseñar la genialidad; el artista nace, el científico se hace." Pero me pregunto yo, ¿de qué tan lejos te puede llevar el talento solamente, sin tener conocimiento, pasión y la necesidad de superarse?
De todos los ilustradores y artistas que admiro no he encontrado ninguno que se pondría a si mismo en la categoría de genio. Muchos de ellos admiten no estar satisfechos con con el nivel de su obra y alguno que otro te mostrará sus primeros dibujos que dan pena ajena incluso al menos experimentado de los ilustradores.

Cuando alguien me pregunta sobre lo que yo hago y habla en términos esotéricos de lo que hace que pueda hacer dibujitos, yo siempre les digo que es como practicar algún deporte, algunos se les da más fácil, pero que si quieres hacerlo de manera profesional tienes que entrenar y practicar.

Yo confieso que aunque siempre me gustó dibujar de chica nunca pensé tener lo necesario como para dedicarme a la ilustración. Mientras cursaba la carrera no estaba del todo convencida de que mi trabajo fuera a mejorar algún día y no tenía idea de como iba a encontrar trabajo. Terminé la carrera y me fui a viajar, contemplé la idea de estudiar una segunda carrera y me conformé con aceptar un trabajo diseñando cuando alguien me lo ofreció.

No fue hasta que fui injustamente despedida que contemplé la idea de ser ilustradora. Decidí darme un tiempo y enfocar todas mis energías en ser ilustradora y dedicarme a esto o morir en el intento. Volviendo al título de este post, hace un tiempo me dijo un amigo que estaba muy orgulloso de mí, porque me había puesto de terca con esto de la ilustración pero al final lo había conseguido, pero, mientras escribo esto, me atrevería decir que el decidir perseguir mi sueño es lo mas "genial" que he hecho en mi vida.

3 comentarios:

Samolo- Manuel A. Molohua Hernández dijo...

Yo no creo en la genialidad, al menos no en el sentido estricto, de hecho, todas las personas que conozco que dicen ser buenos para dibujar o ilustrar y que no son profesionales por lo regular apestan ¿porque? No creo que haya una respuesta generalizadora, pero desde que no cuestionas ni un poco el resultado de tu trabajo... estas estancado.
Finalmente en ese aspecto yo diría que más que genios y tercos hay ilustradores como técnicos y "de estilo".

El estilo en general pareciera nacer de nuestras propias deficiencias y de nuestros gustos, tanto que autores y estilo te gustan, como lo que te termina agradando de los que no te salía (como no dibujar narices porque no te salgan y que a mera hora te guste...)

Incluso se da al contrario, que una persona tenga gran talento para soluciones clásicas: anatomía, perspectva, arquitectura y tecnicas tradicionales, y no te puede hacer una caricatura simple... nomás porque no pueden.

Para mi el ilustrador genial es aquel que logra representar de manera efectiva el concepto a ilustrar... me parece genial que sea competente...

Ando más random, inconexo y sin sentido que de costumbre, pero Sam y yo estamos sufriendo con nuestras mugres compu y ya ni he podido escribir en mis ñoñadas habiuales...

Habril dijo...

Toda pasión ha de llevar en sí algo de terquedad, de tenacidad, y todo genio forzosamente es también apasionado y terco.

Qué buen blog, Jimena.

Jimena Sanchez dijo...

A proposito de este tema, me acabo de topar con una cita genial.

"Ability is what you're capable of doing. Motivation determines what you do. Attitude determines how well you do it."