sábado, 8 de enero de 2011

2011


Después de tomarme un par de días de descanso mas de los que debería ya estoy aquí de regreso lista para empezar otro año de ilustración.

Primero déjenme que les platique que el fin del año lo pasé fatal.

El 2010 fue un año bastante flojo. Lo que causó que, cuando empezaron a llegar oportunidades de trabajo a mediados de octubre, yo aceptara todo lo que se me ponía enfrente. Cual niño en dulcería olvidé por completo el autocontrol y acabé empachada.

Desafortunadamente no alka seltzer laboral; así que cuando finalmente terminé mis pendientes más urgentes este jueves, me curé de la única manera que me funciona: Jugar videojuegos como enajenada hasta que se me olvidaron todos los horrores de la última semana.

En resumen: empezar el año con trabajo es muy buen presagio. No ir a cenar en Noche Buena con tu familia porque tienes demasiado trabajo es estúpido.

Feliz año, lectores de IEM. Pinten este 2011 con sus mejores colores, o mejores pixeles (según sea su caso).

Espero traerles un año de contenido interesante, como siempre sus sugerencias sobre lo que quieren leer es muy apreciada.