jueves, 4 de febrero de 2010

Cuando se muere el amor

Siempre empieza de la misma manera....

Primero un pequeño un pequeño coqueteo "que tal andas de chamba, tengo algo que me encantaría que hicieras". Decides formalizar la relación, sin tratar de pensar demasiado en el futuro "¿cuándo me pagarán, me tomará mucho tiempo?"

Pero a veces las cosas no salen como quisieramos y ese trabajo que parecía destinado para tí se convierte en tu peor pesadilla.

¿Como terminas una relación laboral cuando no están funcionando las cosas? Siempre es un asunto que causa mucho estrés y conflicto en los ilustradores. Muchas veces estamos dispuestos a seguir adelante en un trabajo en el que nos han pedido cientos de correcciones y no nos van a pagar bien, todo por no cerrarnos la puerta con ese cliente.

¿Existe el "esto no esta funcionando, pero sigamos siendo amigos" en las relaciones laborales? ¿O terminará todo en una dolorosa separación e intercambio de alegaciones .... "no hiciste el trabajo como yo lo quería" ... "pero me tuviste trabajando tres semanas pidiendome cambios y luego le ofreciste mi trabajo a mi mejor amigo... y encima de todo no piensas pagarme"

En mis experiencias de trabajo he pasado un par de veces por el caso, de la Novia de Pueblo (vestida y alborotada). Cuando te dicen que te van a dar una chamba y a la mera hora no te llaman, o cuando se cae un proyecto y nunca se toman la molestia de informarte de que ya no te van a mandar mas trabajo.

Solo dos veces, toco madera, me han quedado a deber dinero. Y tristemente una vez pase por esas experiencias horribles en las que te sientes todo frustrado y que quisieras sacar un desplegado en el periódico denunciando al rufian que te timó.

Siempre es triste cuando una relación laboral termina de una manera diferente a la que esperábamos. Pero creo que debemos tratar que esas malas experiencias envenenen el amor que tienes por el arte o te quiten las ganas de hacer eso que tanto te gusta hacer.

Si tienes una historia de desamor que compartir, ahora es el momento de compartirla.

3 comentarios:

Samolo- Manuel A. Molohua Hernández dijo...

Hasta el momento afortunadamente no me han quedado a deber dinero, pero si se han retrasado en algunos pagos y afortunadamente no me han pedido cambios brutales, solo algún color o algo así...

"¿Existe el 'esto no esta funcionando, pero sigamos siendo amigos' en las relaciones laborales?"

Creo que depende de los motivos por los cuales se produjo la separación, pero es definitivamente un tema delicado.

Un caso interesante sobre esto es el del sitio de Conservatorio Nacional de Música Chilena, en el cual el diseñador web tuvo que tomar acciones drásticas al respecto suspendiendo el sitio y haciendo público el problema laboral, incluso relatando su historia en un vinculo en el sitio cerrado.

El link es el siguiente:

http://www.cndm.cl/

Chío Padilla dijo...

El amor por dibujar, pintar, crear y batirse de colores, ese es personal, es tuyo. Lo que se va perdiendo es la confianza en las editoriales. Lo que no mata fortalece, así que a fortalecerse contra esos mercenarios de la creación.

Anónimo dijo...

Caray, es el pan de cada día creo yo en este "negocio".

A veces pienso que ser ilustrador es para gente multi-task que puede hacer las veces de mercadólogo, vendedor de puerta en puerta, malabarista y un sin fin de etc. sin caer en una crisis marca diablo.

El estado "Novia de pueblo" es el que más me ha tocado padecer, ya ni me emociono cuando me dicen que "... va a haber un proyecto, a la brevedad te mando el material" porque sé que de la noche a la mañana el mentado proyecto se canceló o el editor en turno (y dependiendo de qué lado de la cama se levantó) decidió que tu no eras lo que andaban buscando.

Cuando será el día en que a los ilustradores los traten con respeto?