sábado, 3 de abril de 2010

Hasta el Cuello

Estas últimas semanas me he encontrado con mucho trabajo. Por lo general, el tener mucho trabajo es algo para celebrar en el mundo del freelance. Yo lo empiezo a ver como algo negativo cuando empieza a interferir con algunas de mis necesidades básicas como comer, dormir, tomar un baño.
El tener todo este trabajo pendiente me ha hecho pensar mucho últimamente sobre las entregas. Las editoriales te dan un tiempo para realizar los trabajos, muchas veces se protegen ellos contra imprevistos y te dan una fecha de entrega de unos días antes de cuando realmente necesitan el trabajo.
Siempre me ha parecido correcto entregar en la fecha que se me pide el trabajo y si es posible antes, aún mejor. Lo que me hace dudar de esta práctica que tengo la impresión de que los tiempos de entrega son cada vez más ajustados. Lo que hace 4 años me pedían que hiciera en 3 semanas hoy quieren tenerlo terminado en 10 días. ¿Acaso el entregar a tiempo puede haber estado trabajando en mi contra todos estos años?
Una vez escuché que un trabajo freelance buscas calidad, buen precio y rapidez; pero que nunca puedes obtener las tres al mismo tiempo. Es una lástima cuanta gente esta dispuesta a sacrificar la calidad y quedarse con las otras.