jueves, 4 de noviembre de 2010

Chiflar y Comer Pinole


Otra vez es jueves en la tarde y apenas estoy empezando a escribir mi artículo. Me siento a escribirlo mientras espero que me aprueben unos bocetos para color del libro que estoy trabajando. Me tengo que regresar un par de veces a corregir errores ya que es difícil escribir mientras mi gato me lame la nariz, pero nada que no pueda manejar.

Siempre me he sentido orgullosa de poder hacer varias cosas a la vez. Desde que era niña, no me gustaba hacer la tarea si no estaba viendo la televisión al mismo tiempo. Es lo que se conoce como multitasking (tratar de poner atención a varias cosas a la vez). Decimos que lo practicamos en virtud de la eficiencia, pero hoy en día, algunos científicos están diciendo que la atracción al multitasking tiene mucho que ver con la dopamina, un químico que se produce en nuestro cerebro y que es secretado cuando somos estimulados por cosas nuevas (por ejemplo un correo nuevo en tu bandeja de entrada).

Hace un par de semanas me vi inundada de trabajo, tenía que pasar todo el día concentrada dibujando para poder terminar el libro en el tiempo que acordé hacerlo. Esto probó ser más difícil de lo que pensaba en un principio. A los diez minutos de empezar a dibujar mi mente empezaba a divagar, pensaba en las otras 15 ilustraciones que me faltaban a parte de la que estaba haciendo en el momento, pensaba que si revisaba los blogs o el Facebook tal vez me sentiría mas contenta y relajada y me sería mas fácil regresar a concentrarme a lo que tenía planeado terminar ese día.

Hay ocasiones en las que poner atención a varias cosas a la vez es indispensable, como cuando estoy jugando con mis sobrinos y tengo que estar atenta de lo que me cuenta uno mientras que veo que el que está trepando un árbol no se rompa la crisma. Pero estudios recientes indican que el tratar te hacer varias tareas a la vez que no tienen nada que ver una con la otra puede dañar nuestra memoria a corto plazo e interferir con los procesos mentales. Se especula que la razón de esto es que mucho de lo que llamamos multitasking no involucra el hacer muchas cosas al mismo tiempo, sino cambiar rápidamente entre una cosa y otra, un proceso que quita tiempo y drena nuestra energía haciéndonos constantemente concentrarnos en diferentes cosas.

La semana pasada, cuando estaba en la última etapa de mi entrega más pesada, me dieron la noticia de que no estaban completamente convencidos con el tratamiento de color que estaba dando a las imágenes y me dieron algunas indicaciones para corregirlo. Esto me llevo a un breakdown emocional y un día entero perdido coloreando la misma imagen y luego regresándome porque no me sentía convencida de los resultados. Era un momento en el que debí de haber implementado mi creatividad para salir rápidamente de un pequeño problema, pero como indican los estudios recientes; es precisamente el pensamiento creativo el que el multitasking ayuda a impedir.

Investigadores de UCLA han descubierto que cuando aprendemos algo mientras estamos haciendo multitasking usamos un área de nuestro cerebro llamada estriato, que se activa cuando aprendemos hábitos o habilidades nuevas; a diferencia de usar nuestro hipocampo, que es pa parte del cerebro asociada con formar recuerdo consientes y la parte del cerebro que se activa cuando estamos realmente concentrados. El problema con aprender cosas en base a hábitos es que estos conocimientos tienden a ser muy inflexibles. Todo funciona de manera mecánica, pero si algún pequeño detalle afecta tu rutina (como una petición en los brillos de tus imágenes), puede ser muy difícil el encontrar los conocimientos para alterar tus planes.

Así que esta semana me costó un día de trabajo aprender que si encuentras una genial y nueva forma de aplicar unas texturas en photoshop, va a ser difícil recordar como lo hiciste si al mismo tiempo estabas viendo la tele, leyendo un chisme buenísimo en el Facebook y (una vez mas) impidiendo que la gata lamiera tu nariz.

Mi mamá diría que es mucho tiempo invertido en aprender que no se puede chiflar y comer pinole.